SALTO CUÁNTICO



La teoría del universo bipolar ha dilucidado muchos fenómenos, sin embargo para ser una teoría completa no basta con explicar cómo funciona la cuántica en el curso de objetos acelerados para tener aceptación. Ver... Punto cuántico-relativo, ¿Qué es la cuántica?

Tampoco basta con explicar la gravedad sin el recurso del gravitón, manteniendo la concordancia con el principio de equivalencia formulado por Einstein.

No basta que la teoría explique perfectamente el experimento de la doble rendija sin tener que recurrir a ondas de probabilidad. Ni que explique la catástrofe ultravioleta de la radiación de cuerpo negro de una manera diferente a la creación de paquetes energéticos.

Todo eso aún no es suficiente aunque explique el efecto fotoeléctrico, la radiación de fondo, los agujeros negros, los cuásares, las supernovas, con sólo colocar una variable en el universo que no se había tenido en cuenta. La variable oculta.

Si todo lo anterior tuviera coincidencia sin que a través de la teoría del universo bipolar no se explicaran los fenómenos de la relatividad, sería una teoría para descartar y tirar a la basura sin más explicaciones.

Igualmente se descartaría si no predijera la radiación de fondo, pero la tiene y también explica el salto cuántico, que es lo que vamos a desmenuzar, muy a pesar de que estoy más que seguro que un alto porcentaje de los físicos que han seguido al blog podrían ya hacerlo con base en los postulados de la teoría del universo bipolar.

Y para terminar, no basta tener una teoría sin que se pueda probar. La teoría del universo bipolar se puede probar a través del experimento crucial.

En una entrada anterior al hablar de la teoría de las cuerdas dije que dicha teoría tendría alguna coincidencia con la teoría del universo BIPOLAR.

Veamos:

La teoría bipolar dice que el polo nuestro, donde nos encontramos, interactúa con el polo de antimateria similarmente de cómo lo harían las líneas de fuerza de un imán. Por la similitud con esas líneas y con la teoría de las cuerdas le llamaremos, líneas de cuerdas del espacio.

Estas líneas de cuerdas del espacio es el constituyente más ínfimo del cual se puede llegar a concluir como constitutivo del espacio dentro de la concepción del universo bipolar.

Muy diferente a las cuerdas de la teoría de las cuerdas donde aparecen muy pequeñitas y vibrátiles de tal manera que de acuerdo a las diferentes vibraciones que desarrollen, se deducen las diferentes fuerzas de la naturaleza. También las hay abiertas y cerradas haciendo que las cerradas se puedan escapar a otras dimensiones.

En la teoría del universo bipolar no. Las líneas de cuerdas del espacio se extienden de polo a polo. Desde el polo de materia hasta el polo de antimateria. Y no hay otras dimensiones. Recordemos que en los postulados del universo bipolar la materia y la antimateria son dos estados del mismo espacio.

El curso que siguen esas cuerdas de polo a polo no es tan sencillo como lo hacen las líneas de fuerza de un imán. Por similitud, el electro-espacio de un imán es espacio de electrones extendido de polo a polo. La forma es casi pura y tiene perturbaciones cuando lo hacemos interactuar con limadura de hierro.

Las líneas de cuerda del espacio son muy parecidas a las del imán (a gran escala) y contiene perturbaciones de materia y de antimateria, que más que perturbaciones son estados del espacio.

Se entorchan y se entorchan constituyendo lo que llamamos materia, forma las partículas, y toda la masa conocida y desconocida existente en el universo.
Del otro lado, en el polo de antimateria pasa lo contrario, el espacio se hiperextiende y se hiperextiende formando entorchamientos de antimateria.

Pero visto en conjunto se podría observar que la interacción entre ambos polos del universo bipolar tiene la misma forma que las líneas de fuerza por donde corre el electro-espacio de un imán.

Entre ambos polos el espacio mantiene una tensión sin llegar a ser materia ni antimateria. Hay un rango en el cual el espacio no es de ninguno de los dos polos. Es espacio.

Llegado el momento en que se supera el límite por encima o por debajo del cual el espacio cambia de estado, se produce el primer salto cuántico.
Con el primer salto cuántico, hacia el polo de materia encontramos las primeras trazas de ínfimas partículas, del primer entorchamiento de la materia, y, hacia el polo de antimateria las primeras trazas de antipartículas de la primera lazada de espacio hiperextendido.
Normalmente entre los dos polos se encuentra el espacio, tenso, y llega un momento en que, repentinamente, del lado de la antimateria, se produce una ínfima partícula de antimateria, o, del lado de la materia se desenlaza la más ínfima partícula de materia mediante un salto cuántico.

Si bien este es el primer salto cuántico, no es el único, sino el primero de una cantidad de saltos que van dándole forma a la materia y a la antimateria.
Aquí es donde explicaré de forma sencilla y mediante un ejemplo cómo se produce tal salto cuántico.

Recordemos (antes de colocar el ejemplo) qué sucede con los electrones alrededor del núcleo del átomo. Acepta sólo ciertos niveles de energía y cuando gana o pierde la energía equivalente a un fotón, el electrón salta de órbita, lo que fue explicado que ocurre por medio de un salto cuántico.

En la teoría del universo bipolar el espacio está constituido por líneas de cuerdas de espacio, y debe comportarse como cuerdas a cualquier nivel, sea atómico, subatómico o a nivel de la materia que se encuentre a nuestro alrededor. Lo mismo se repite a nivel de las grandes masas y de los agujeros negros. Miremos el siguiente ejemplo en vídeo.

Alrededor de las líneas de fuerza del espacio juegan dos fuerzas que se oponen:
Se puede producir una excitación de los electrones por aumento de calor o porque la tensión externa del espacio se disminuya. Ahí la tendencia es a expandirse.
O, se puede producir un decaimiento de los electrones por disminución del calor o porque la tensión del espacio circundante aumente, entonces la tendencia es a enrollarse.
Obsérvese que la correa en el vídeo, a medida que va recibiendo tensión externa, repentinamente absorbe la energía que le fue suministrada y cambia de estado, cambia de órbita, se enrolla más y queda en una órbita más pequeña, (menos excitada).
Un átomo que recibe calor en ausencia de compresión externa excita sus electrones y aumenta hacia la periferia sus números cuánticos, para luego después al cesar la excitación volver al estado inicial soltando los fotones recibidos.

El fenómeno contrario es fácil de asimilar. En un electrón excitado si la presión de alrededor aumenta o si la temperatura disminuye, las líneas de fuerza del espacio sueltan esa energía repentinamente, se enrolla en una órbita menos excitada.

Si se observa bien cuando las lazadas de la correa se enrollan lo hacen repentinamente y forman una órbita de menor tamaño.

A nivel atómico ese cambio abrupto hace vibrar el espacio circundante y sale despedido un fotón. Si la correa la colocáramos en un medio en el que podamos ver qué pasa con el espacio circundante veríamos que sale despedida una onda de presión en similitud.

Más adelante estudiaremos que este mismo fenómeno se da a nivel estelar cuando un agujero negro desciende de nivel y se forma un estallido de supernova al que llamé googlón en el primer libro CIENCIA FICCIÓN SÓLO PARA FÍSICOS y que tiene gran similitud con el fotón, pero miríadas de millones de veces más grande.

Cuando una supernova explota lo que realmente ocurre es un salto cuántico idéntico al del electrón cuando cambia de órbita e igual como ocurren los saltos repentinos de la correa mostrada en el vídeo.

Un agujero negro disminuye de nivel, cambia de órbita mediante un salto cuántico y entra en el campo visual nuestro como estrella neutrónica. Lo que es arriba es abajo.

Este punto está desarrollado mejor en el libro —Universo bipolar-El ocaso del Big Bang— próximo a ser editado como e-book.