TEORÍA CUÁNTICA DE LA GRAVEDAD O RELATIVIDAD CUÁNTICA



Teoría cuántica de la gravedad o Relatividad cuántica

Hoy no contamos con una teoría cuántica de la gravedad. ¿Es cierto eso?
Todo se centra en que no se ha podido aplicar las fórmulas de la teoría de la relatividad al universo bebé. ¿Por qué? Simplemente porque según la teoría del Big Bang, el universo a la edad de 1 microsegundo era muy masivo y en contraste era de un tamaño subatómico.
Resulta que la relatividad se aplica a sistemas con contenido de masa más grande que una partícula elemental, en cambio la teoría cuántica hace todo lo contrario, se aplica a partículas elementales o subatómicas. Es más, nadie ha definido aún desde que tamaño se comienza a aplicar una teoría o la otra. Entonces cuál debemos aplicar ¿La cuántica o la relatividad?
La pregunta ya no es si alguna de las dos es incorrecta, pues ambas tienen suficientes pruebas de que son correctas. Tampoco es tiempo de insistir en introducirlas en una especie de cocción matemática y que con ciertos ingredientes salga una nueva teoría nueva que abarque a ambas, pues por ese camino se nos tergiversará el camino de la verdad y de esa combinación se engendrarían unas monstruosidades que luego no pudiéramos negar como hijos de ambas.
Nos llevaría esto a tener que aceptar que nuestro hijo se mueve en varios universos, que sus partículas nacen en pares y se desaparecen cancelándose mutuamente, que nos encontramos apretaditos muy juntos de otros universos y que la gravedad nos llega de otra dimensión y demás fantasías.
Los invito a que busquemos el camino correcto.
La teoría que surja de ambas no necesariamente debe ser excluyente ni tampoco tiene que ser una mezcla de ambas, quiere decir que el problema quizás no sea de las teorías en sí, sino de algo más allá, más fundamental, de interpretación. Tal interpretación no sólo es matemática, sino conceptual y por eso no lo vemos.
¿Qué conceptos podríamos tener errados y que sean fundamentales?
Antes de abordar la cuetión directamente es bueno explicar un poco más este punto y ver la posibilidad de que nos estemos enfrascando en un problema al que le hace falta algo que a simple vista no se ve.
Miremos un juego de tenis desde arriba y supongamos que una mampara nos tapa la mitad de la cancha haciendo que no podamos mirar lo que sucede en uno de los campos. Ahora supongamos que toda la física está deducida de la misma manera que esta visión. Cuando se hayan resuelto sus fórmulas inevitablemente encontraremos dos mundos.

Un mundo en donde todo es cierto, mesurable, tangible que es el que vemos y otro mundo impreciso, probabilístico, intangible que no vemos, lo mismo que en el juego de tenis. La variable oculta.

Iniciemos con el supuesto que ambas son correctas y que no son las teorías las que fallan cuando la cuántica se aplica a objetos masivos o cuando la relatividad se aplica a objetos pequeños, sino así como en el partido de tenis nos hace falta algo.
Robémosle un instante de intuición al problema. Ninguna de las dos pueden estar erradas porque ambas presentan pruebas irrefutables de su buen funcionamiento.
Y por otra parte, ninguna de las dos teorías pueden ser ciertas a la vez porque tienen ámbitos de aplicación diferentes.
¿Entonces?
Si alguna vez leyeron la teoría del universo bipolar es hora de que destapemos la otra mitad de la cancha de tenis. Es hora de que observemos la solución que le da esa teoría al problema de la relatividad y la cuántica y de cómo lo enfrenta mediante un método diferente de análisis, pero con un pequeño inconveniente: Le da la vuelta a toda la física.

Las conclusiones a las que se llega por este otro camino que les muestra la teoría del universo bipolar nos llevará a crear nuevos postulados de los fundamentos de la física. Intencionalmente adelantaré cuáles son esos nuevos postulados, porque si deseo mantener la atención del lector no será ocultando para el final, sino que se sepa para donde se va y desde el principio saber cómo se llegó a todo esto.
Con los postulados que se expondrán ambas teorías tienen su espacio y ambas funcionan en el ámbito en que deben ser estudiadas.

A diferencia de lo que siempre nos han enseñado, La teoría de la relatividad se estudiará para los objetos a bajas velocidades y la cuántica se estudiará para los objetos a muy altas velocidades, lo que generalmente es posible a nivel de partículas. O sea, no se tendrá en cuenta el tamaño de los objetos sino su velocidad.

Recuérdese nuevamente que se nos ha dicho que la cuántica funciona excelente para las partículas muy pequeñas en cambio la relatividad para el universo de los objetos grandes.

Por eso, cuando trabajamos con electrones pareciera que lo que hace que funcione la teoría cuántica es que sean las partículas muy pequeñas, pero la teoría del universo bipolar dice que por ser un electrón tan pequeño es más fácil acelerarlo a velocidades cercanas a la de la luz, o sea que no importa el tamaño sino la velocidad.

Por otro lado cuando aplicamos a la teoría de la relatividad situaciones extremas de velocidad, el resultado es que nos reporta una gran cantidad de deducciones extrañas que no son soportadas por los eventos que a nuestro alrededor ocurren a velocidades comunes. Aquí la teoría del universo bipolar toma también la palabra y dice que a esas velocidades se empiezan a producir tales efectos debido a la transformación de materia en espacio, de tal forma que lo que la teoría de la relatividad nos muestra como dilatación del tiempo en la teoría del universo bipolar es la dilatación del espacio. Y todo ocurre en la mediada que nos acercamos al punto cuántico-relativo.

Veamos los postulados de la teoría del UNIVERO BIPOLAR y luego explicaré cómo se llegó a ellos:

Con los postulados anteriores se explican varias cosas como la gravedad.

Los cúmulos galácticos, galaxias, soles, planetas y demás partículas atómicas y subatómicas en interacción con el polo de antimateria se encuentran desenvolviendo su contenido de Espacio, por tanto todo, absolutamente todo, va aumentando de tamaño, pero las relaciones de distancia de las cosas que observamos permanecen aparentemente constante a nuestros ojos, inclusive las ondas electromagnéticas. Lo que sentimos como gravedad es lo único de lo que podemos dar constancia de que todo se expande. (Este fue el primer punto de donde partió la idea del universo bipolar). Einstein nos dejó claro que lo que sentimos como gravedad y la inercia eran lo mismo y de ahí arrancó la construcción de la relatividad general.

Luego en otra ENTRADA seguiré llevando conclusiones y de cómo se explica la relatividad y la cuántica a través de esta visión del universo.

Miraremos los efectos relativistas a grandes velocidades de las partículas pequeñas y de los efectos extraños de la relatividad cuando se teoriza de naves que viajen a velocidades cercanas a la de la luz. examinaremos la paradoja de los gemelos, el efecto fotoeléctrico, la radiación de cuerpo negro y demás fenómenos de la física.